El mundo está evolucionando a una velocidad impresionantes, modelos de negocio que funcionaban perfectamente hace pocos años hoy son fósiles o maquinarias que ya no funcionan con la misma fuerza de antes.

Hemos cambiado la forma de ver las cosas de consumir los medios y de encontrar la información, hoy los productos llegan a nosotros y no nosotros llegamos a ellos, la forma de comunicarnos ha cambiado, ya no vivimos en la era de los monólogos de marca.

Hoy las marcas que no escuchan a sus clientes están destinadas a desaparecer.