Las dinámicas del mercado actual y las generaciones cada vez menos leales a las marcas ponen sobre la mesa un gran reto para las organizaciones. Este panorama demanda un marketing enfocado en el cliente, que parta de su reconocimiento para diseñar estrategias de negocio. Uno de los grandes objetivos de las marcas es lograr relaciones duraderas, rentables y sostenibles con los clientes y en general con los grupos de interés.

Atrás quedó la época en que las marcas abanderadas con una promesa hacían marketing tradicional, los mensajes masivos con prometedores incrementos en los puntos de venta han quedado en el pasado. Hoy pierde vigencia el marketing que desconoce a sus clientes y que se orienta única y exclusivamente a incrementar las ventas.

La receta del éxito ha cambiado y definir sus ingredientes es la tarea diaria de las marcas. Hoy la calidad del producto se debe dar por defecto y es la experiencia que vive el cliente en su recorrido de relacionamiento con la marca la que adquiere especial protagonismo.

Aunque hoy la promesa de valor mantiene su relevancia, la misión es cumplirla en cada momento de verdad. Las marcas deben ser coherentes con lo que hacen y lo que dicen. Es por eso que la creatividad debe partir menos de la intuición y cada vez más de la los datos.

Ya las organizaciones están enfocando el 44% de sus esfuerzos en la medición de los comportamientos de sus audiencias (Data-Mentors). Se trata de conocer a esos individuos que interactúan con la marca y realizar esfuerzos de análisis para entenderlos partiendo los datos que hemos recolectado estratégicamente, en las experiencias que el cliente vive con la marca.

El problema que sufren muchas compañías es que invierten millonarias sumas atrayendo a miles de nuevos usuarios mientras que por malas experiencia con la marca, miles más deciden abandonar la marca. La duración es una de las dimensiones de la relación que deben ser gestionadas y planeadas.

¿No sería más inteligente buscar en la información de nuestros usuarios para tomar decisiones más acertadas? Los medios de comunicación directa ON LINE y OFF LINE que me permiten identificar individuos, personalizar mensajes y crear diálogos, se vuelven elementos cada vez más relevantes, brindando realimentación en tiempo real. Allí está el principal insumo para crear experiencias únicas que responsan a las necesidades reales de los clientes.

Marcas como Previsora Seguros, Avianca, Telefónica y Compensar ya vienen enfocando sus esfuerzos en un marketing de relaciones, y en esta edición de Speak1to1 demostraremos cómo apostar por el cliente se traduce en rentabilidad y compromiso por la marca.

El monitoreo continuo nos permitirá entender y sorprender a nuestros clientes, predecir comportamientos futuros y crear campañas de marketing mucho más dirigidas, estableciendo diálogos y no solo hablando masivamente. Por todo esto insisto que si queremos evolucionar a un Marketing enfocado a la construcción de Relaciones o llamado Marketing Relacional, tenemos que vincular de manera transversal a todas las áreas de la empresa en una clara estrategia de mejoramiento de la experiencia integral de nuestros clientes con la marca.