Con la proximidad del mundial de fútbol, la emoción, la tensión y la pasión por el fútbol crecen con la ansiedad de saber cómo le irá a nuestro país después de 16 años sin asistir a una cita mundialista. Pero con la lesión del principal jugador de la selección, hay miedo, un miedo que el director técnico debe enfrentar haciendo una efectiva gestión de equipos de trabajo.

Hoy, muchas compañía viven situaciones similares al contar con estrellas dentro de la organización que sostienen un gran peso, vendedores, asesores comerciales, proveedores, sistemas, equipos legales; que son pilares de la compañía y su funcionamiento económico.

Pero ¿están las compañías  preparadas para asumir en algún momento la falta de su jugador estrella? o ¿tienen la capacidad de mantenerlo siempre en la cancha?

Un equipo no puede vivir sin jugadores que se destaquen de alguna forma, de igual manera las compañías necesitan contar con personas que sobresalgan, que sean capaces de llevar la compañía a cuestas en momentos difíciles, que motiven a los demás a continuar, a esos personajes hay que cuidarlos, valorarlos y lo más importante fidelizarlos dentro de la organización.

Pero también hay que estar preparados para los momentos en los que el jugador salga de la cancha ¿hay programas de formación al interior de su compañía? ¿cuenta con motivadores internos? ¿siente que si un empleado o un proveedor se van, le costará reemplazarlo?

Hay que ver cada organización como un equipo y hacer su debida gestión, contar, como Pékerman, con elementos que puedan reemplazar a su jugador estrella y asumir el peso de la organización en momentos difíciles.

Si quiere ver cómo motiva Pékerman a sus jugadores y convertirlo en inspiración para su equipo de trabajo le recomiendo ver este video.