La cotidianidad nos expone a un sinnúmero de ambientes que influyen en nuestro estado anímico y emociones: seguramente hemos experimentado en un mismo día la calidez de un -buenos días- en el ascensor o el mal humor de la joven encargada de la recepción. Estos factores construyen la percepción que tenemos de un ambiente y pueden ocasionar que relacionemos a una marca con la tranquilidad de un hogar o en el caso contrario con la hostilidad de un campo de batalla.

Estos pequeños detalles –que son muy importantes-  tienen que ver con la cultura organizacional y los buenos hábitos de la empresa y aunque cueste creerlo, los valores corporativos juegan un papel fundamental en lo anterior.

De acuerdo a la RAE, un valor se define como “la persona que posee o a la que le atribuyen cualidades positivas para desarrollar una determinada actividad”, si trasladamos esta definición a un campo más empresarial se entendería que son las personas que conforman la organización, quienes hacen posible que cada atributo de la compañía sobresalga.

En entrevista con Speak1to1, Paula Ramos, Gerente de Comunicaciones internas de Copa Airlines Colombia, asegura que “los valores corporativos son el marco de acción de los procesos de la Compañía. Con estos se espera que los colaboradores se sumen a los objetivos de la empresa”.  Además, destaca el papel de la comunicación interna como una herramienta de fortalecimiento, pues informando a los trabajadores sobre la rentabilidad de la empresa, los resultados en los indicadores y el funcionamiento de la operación, ellos logran entender cuál es su papel dentro de la compañía y cómo su trabajo influye en el cumplimiento de los objetivos corporativos.

De la comunicación al hábito

Jesús García Jiménez, en su libro La Comunicación Interna (Ed. Díaz Santos) plantea que la comunicación al interior de la organización “es en efecto, una herramienta para el cambio y que lo esencial para la empresa es transmitir a toda la organización una idea común, unas creencias, unas actitudes, una pauta de comportamiento y unos valores corporativos”.

Según Paula Ramos, estos valores corporativos son intangibles y se convierten en hábitos cuando los colaboradores alimentan diariamente la cultura organizacional (Universidad Santo Tomás) y entienden el ADN de la compañía; que es básicamente el elemento diferenciador más valioso de las empresas y que es imposible de replicar.

Estratégicamente los valores corporativos se consideran como la guía de trabajo que ayuda comprometer a los trabajadores con la empresa, Ramos manifiesta que “si una empresa quiere tener personas más íntegras y responsables, los valores corporativos deben estar engranados para que estos objetivos se cumplan. De allí en adelante las decisiones deben tomarse basándose en eso”.

Como se ha afirmado en otras ocasiones “las estrategias juegan un papel importante ya que con estas se fortalecen y mantienen las relaciones entre los diferentes grupos de interés” (Pirámide Engagement Gallup). Este es el punto de partida para que los colaboradores promuevan los valores corporativos dentro de la compañía y los reflejen constantemente.

Por ejemplo, en Copa Airlines Colombia, los colaboradores tienen claro los cinco valores corporativos. Estos repercuten directamente con el negocio ya sea de cara al cliente, a la seguridad de la operación, al mejoramiento de resultados o a un ambiente positivo. “De nada nos sirve ser la aerolínea más puntual de la región si en nuestros vuelos ponemos en riesgo la seguridad de nuestros clientes”, asegura Ramos.

Adicionalmente, complementa que los líderes tienen una gran responsabilidad dentro de la compañía, ya que son ellos quienes comparten la información e iniciativas con sus equipos de trabajo; son en definitiva quienes salvaguardan los resultados de su área.

Es claro que las experiencias de las personas en las organizaciones y los buenos hábitos empresariales, así como los valores corporativos, forman parte de un gran rompecabezas que se llama empresa. Estos no solo contribuyen a alcanzar resultados sino que además permiten entregar lo mejor de la empresa a los clientes.