¿Quién dijo que en las empresas no hay lugar para el baile, la risa, el juego y los momentos de dispersión? Atrás quedaron los días cuando un trabajador llegaba a la oficina, realizaba sus tareas y salía; al ritmo de un estricto horario laboral definido por la organización. En la actualidad las nuevas generaciones, sobre todo los llamados ‘Millenials’, necesitan más incentivos para mejorar su productividad y ser más creativos. Demandan ambientes donde se rompa la costumbre, donde el negocio se convierta en un Party Business.

Jesús Vega, creador de este concepto, explica que “el elemento diferenciador en la cadena de valor se desarrolla mejor cuando las organizaciones comienzan a ser más flexibles, informales, ambiciosas e igualitarias”, razón por la cual generar un ambiente y cultura organizacional donde los empleados trabajan felices y se crezcan laboralmente es lo más importante. Se trata de pensar primero en el cliente interno.

En Speak1to1 hablamos con él  acerca de la importancia de esta transformación que está cambiando el mundo laboral y que puede ser determinante para el éxito de una organización, pues gracias al Party Business las empresas como Zara, Stradivarius o Andrés Carne de Res son lo que son hoy y están creciendo considerablemente.