Aunque muchos consideramos las redes como algo natural en nuestras vidas, llevan relativamente poco en ellas, y menos en poder de las empresas. Hoy somos testigos de un proceso de adaptación y acondicionamiento a las nuevas tecnologías, retos que enfrentan de la mejor manera y en que cuentan, en muchos casos, con el apoyo de sus fans, que so quienes mejor conocen sus gustos y preferencias y la forma como quieren ser abordados por las marcas.

Empresas que se dedican a crear su identidad digital y compartirla con sus seguidores y consumidores, que creen en las relaciones con ellos son parte vital de sus comunicaciones y abren las puertas a establecer vínculos que perduren. Es la oportunidad de crear escenarios distintos a los que ya existen para entrar en contacto directo con sus clientes.