Con la llegada de las redes sociales hace ya más de 10 años… sí 10 años! El mundo ha experimentado una transformación sin precedentes, todo se ha hecho más pequeño. Relaciones con amigos, ex compañeros, familiares, que no tenían cabida en el mundo análogo han resurgido en las redes sociales. Este ha sido quizás el cambio más obvio. Sin embargo hay otro cambio que se ha dado con igual velocidad que hoy en día ha cambiado la forma como nos acercamos a marcas y productos.

 

Cuando llegamos un nueva ciudad y no sabemos que visitar, o cuando vamos a comprar un celular y no sabemos si el iPhone es mejor que el Samsung Galaxy, inmediatamente vamos a Internet y después de navegar, leer artículos, ver videos sabemos exactamente a donde ir y que comprar.

 

La explosión de las redes sociales ha dado nacimiento a un nuevo habitante del mundo digital, el influencer, una persona que por su personalidad, conocimiento, y honestidad ha cautivado a una audiencia que es mayor al promedio de las personas que navegamos en Internet. Este influencer tiene la capacidad de moldear nuestras decisiones de compra gracias al contenido original que genera, esto para los consumidores finales, es fantástico, ya que tienen información de gran valor que no tenían antes para tomar decisiones. Según un estudio de Nielsen, 7 de cada 10 personas confían en lo que dicen otros consumidores online, mucho más que lo que confían en medios tradicionales.

Cuadro 1

 

Sin embargo para los profesionales de marketing que están detrás de las marcas esto representa un cambio fundamental en la forma como se construyen las marcas y se promueven productos, según el “Digital influencer report” de technorati los blogs son la tercera opción online más relevante a la hora de decidir una compra.

Cuadro 2

Estamos pasando de la era de los medios masivos a la era de los medios personales. Para una persona es natural tener empatía y poderse relacionar con otra persona, algo que no pasa con los conglomerados de medios. Esto implica que el contenido que un consumidor recibe de un influencer es mucho más valioso que el que recibe de los medios masivos en forma de publicidad tradicional (Comerciales, Avisos, Vallas, Banners).

 

De ahí nace el influence marketing, cuyo objetivo es comunicarse con los consumidores finales no directamente sino a través de líderes de opinión que son referentes o autoridades en el mundo donde se mueven las marcas. Es una tendencia tan importante que USA ya el 65% de las marcas participan en influence marketing.

65

 

 

¿Qué diferencia hay entre esto y el celebrity endorsement?

 

Es muy común para las marcas contratar celebridades que digan cualquier cosa que el equipo de marketing quiera de un producto. La diferencia con los influencers es que contrario a las celebridades la opinión de un influencer no se puede comprar. Los influencers son personas que hablan objetivamente del mundo y aun si las marcas los contratan la objetividad es clave, si algo no les gusta del producto lo van a decir, y esto no es necesariamente malo. Por el contrario es lo que hace el influence marketing tan valioso, la sinceridad y transparencia es algo cada vez más valorado en el mundo digital donde vivimos, los consumidores finales están cansados de escuchar palabras como “El mejor”, “El más rápido”, “Nunca antes visto”, “tecnología única” y muchas otras que se usan en marketing para promover productos. El arma más fuerte de los influencers para cautivar la atención del consumidor final es la honestidad.

 

¿Cómo funciona el influence marketing?

 

El influence marketing se basa en poner tu producto o marca en boca de personas influyentes para que hablen de éste de manera honesta, si una persona como profesional de marketing no se siente cómodo con esto probablemente no está convencido de su producto. Lo que me lleva a la regla de oro del influence marketing. El influence marketing es para productos y marcas que se preocupan por sus clientes. Si el servicio o producto no se preocupa por sus consumidores de una manera honesta (Bancos, compañías de telecomunicaciones, etc…), estos no pueden pretender que los influencers hablen bien de ellos.

 

¿Cómo se hace para que personas influyentes hablen de mi marca o producto?

 

Hay varios tipos de influencers y varias formas como se puede hacer que uno de ellos hable de una marca. Inicialmente se popularizaron los “Abogados” (Advocates) de marca, que son personas que aunque no están afiliados formalmente a la marca la valoran y hablan de ella en sus redes sociales y blogs. Este es el nirvana de las marcas. ¿Quien no quisiera tener este tipo de usuarios? Los advocates son una estrategia de largo plazo en marketing, con un buen producto, y un buen plan se pueden empezar a seducir influencers de diferentes formas para que usen el producto y por último hablen de el. Entre esas formas está involucrarse con estos influencers poco a poco (en sus redes sociales y blogs), y realmente interesarse por lo que hacen. En Colombia es común que las marcas les envíen regalos a este tipo de influencers con la esperanza de que estos se interesen en ellos y hablen.

Conseguir advocates toma tiempo y por ende dinero para las empresas. Muchas profesionales de marketing creen que tener advocates es publicidad “gratis” pero decir eso sería como decir que SEO es gratis. El hecho de que no se le compre a nadie no quiere decir que no se tenga que invertir dinero y talento para obtener el resultado que se quiere.

 

Otra forma más de corto plazo para poder estar en boca de los influenciadores es pagarles directamente. Nosotros hemos identificado que esta es una realidad a nivel mundial y en Colombia es una tendencia. Estamos viendo el nacimiento de muchos influencers profesionales, personas que viven de su contenido, y que construyen una audiencia a base de su talento. Este tipo de influencers no trabaja por regalos o beneficios, trabaja por dinero ya que ha convertido de la influencia su profesión.

 

Los influencers profesionales son el mejor tipo de influencer con el que una marca puede trabajar, ya que son personas que conocen muy bien a su audiencia y la cuidan de tal forma que nunca mencionan productos o marcas de forma que no sean relevantes para ellos o de tal forma que reste valor a su blog o redes sociales. Este tipo de influencers sabe que la clave es que no haya diferencia entre un contenido patrocinado por una marca y uno que no lo sea, ya que ambos deben ser relevantes, útiles para la audiencia y entretenidos.

En el futuro muy cercano empezaremos a ver en Colombia cada vez más influencers profesionales que no vengan del mundo de la televisión o la radio sino que surjan desde Internet.

 

No quiero que se alargue este post mucho. Espero en el futuro poder seguir hablando más en detalle del tema de influence marketing. Temas que se me ocurren para futuras publicaciones. ¿Como compensar un influenciador?, ¿Como interactuar con un influenciador?, ¿Como estructurar una campaña de influence marketing?, casos de éxito de nuestros clientes.

 

Si quieren ahondar más sobre el tema, pueden visitar mi blog, en donde escribí el año pasado un artículo sobre Influence Marketing.

 

Sobre mí

Me llamo Carlos Saavedra y soy un ingeniero telemático apasionado por el marketing digital y el emprendimiento. Trabaje por 8 años agencias multinacionales como Universal McCann, Mindshare y MRM dirigiendo equipos para el desarrollo de campañas de publicidad en Internet. Actualmente soy co-fundador de https://www.themidgame.com , un marketplace que une a personas con influencia en internet con marcas que quieran trabajar con ellos, actualmente la plataforma cuenta con una comunidad de influencers que impacta más de 80 millones de personas mensuales a nivel mundial. La empresa está enfocada en el mercado norteamericano, pero hemos tenido algunos clientes en Colombia. Actualmente me encuentro en Santiago de Chile con mi socio como parte del programa de aceleración Startup Chile que apoya las mejores Startups a nivel mundial. Más información aquí.

 

Tengo una especialización en Mercadeo de la Universidad de Los Andes y una maestría en “Marketing Communications” de la MMU (Manchester Metropolitan University).

 

Pueden saber más sobre mí en LinkedIn