La industria ha tenido un gran cambio, el escenario en el que se relacionan los anunciantes, los fabricantes, los medios y las agencias con el consumidor se ha modificado. El gran cambio que ha vivido vs. el pasado es que los consumidores eran simples espectadores en tribuna, recibiendo información, y hoy son los que lideran la relación.

Ahora nosotros estamos en una constante carrera para ir a la par de sus necesidades, intentando alcanzarlos y simultáneamente en una exhaustiva actualización frente a los medios digitales que día tras día nos ofrecen más alternativas. Nuestros clientes van varios pasos adelante y cuando creemos que conocemos un medio, de repente aparece otro.

En el pasado, la dinámica de publicación de una campaña iniciaba con un tema de estrategia, una idea creativa; luego se plasmaba en un comercial de televisión, en un aviso de prensa, en radio y se veían los resultados luego de dos meses. Hoy no, las acciones deben articularse de una manera distinta, ahora recibimos información diaria y detallada del comportamiento de nuestras campañas y eso nos obliga a estarnos acomodando.

Hemos pasado de simplemente hacer abdominales diarios a unas olimpiadas que nunca terminan, porque hay miles de disciplinas, miles de deportes; entran nuevos medios, nuevas maneras de conectar con la gente. Esto ha cambiado a nivel global, de hecho, en el caso de Perú y en general en América Latina el tema digital tomará protagonismo.

Por lo tanto incluir lo digital en una campaña no es un tema esporádico, ni puede depender de si nos sobra algo del presupuesto para hacerlo, la parte digital se ha convertido en la columna vertebral, exigiendo que las empresas reconsideren su estructura y promesa de valor basados en las nuevas características de los consumidores.

La cultura del error

Ya no podemos tener organizaciones donde la cultura vaya a lo seguro, donde no se permita el error. La ascendente cantidad de marcas ha elevado el nivel de competencia, hay tres veces más empresas y la única manera de sobrevivir es a través de la innovación y para innovar hay que arriesgar y para arriesgar debemos implantar una cultura en la que se permita el error, como lo ha denominado DDB, la libertad para fallar: freedom to fail.

Como se ha dicho, detrás de toda compañía exitosa hay un gerente que ha cometido muchos errores, entonces para avanzar hay que dar uno o dos pasos hacia atrás, caerse y luego seguir avanzando. Las compañías deben promover una cultura de innovación, evitar permanecer en la zona de confort, explorar nuevos territorios y hablar con diferentes interlocutores; hacer pilotos por aquí y por allá para saber qué funciona, con la ventaja de poder ser retroalimentados por el consumidor de forma inmediata.

El social listening tiene un papel fundamental, ¿qué está pasando con tu marca, con tus ventas con los comentarios que hay? El monitoreo constante nos permitirá saber cómo está la temperatura y la salud de nuestra marca. Cuando uno encuentra nuevas rutas, explora nuevos caminos y los articula de una manera distinta, involucrando a la gente, que es la parte primordial, se pueden lograr cosas nuevas.

Entonces ¿estás innovando? ¿Te estás atreviendo? O ¿Estás jugando a la segura?    

Contáctenos
AV 9 No – 126 -18 Oficina 604
Bogotá Colombia
Teléfonos: (0571)637-25-87 / (0751)214-23-31