Son muchas y muy variadas las opiniones que tienen cada una de las personas sobre lo que pasa y se comercializa en san Andresito. Pero en esta ocasión los temas de legalidad vamos a dejarlos en un segundo plano y a concentrarnos en lo que me ocurrió hace algunos días atrás, ya que es más que digno de contar.

 

Ninguna persona que haya comprado o adquirido algunos de los productos que se venden allá, puede negar que la manera en la que estas personas entienden el marketing (en muchas ocasiones de forma empírica) es muy superior al que manejan grandes compañías hoy en día.

 

Así fue como un vendedor, y casi como si tuviera un guión, empezó a realizar su venta siguiendo cada uno de los pasos de una estrategia de marketing bien elaborada.

 

Primero hizo lo básico, personalizó su mensaje, no me preguntó yo qué buscaba, me afirmo sin conocerme que en su local lo encontraría, inmediatamente atrapó mi atención. Después lo llevó a un nivel más relacional, se presentó, me preguntó cómo me llamaba y entabló una conversación un tanto personal hasta identificar qué era lo que yo quería, en es punto empezó a exponer toda la gama de productos que él ofrecía, hasta que lo detuve y le dije que eso era lo que estaba buscando. En un acto de sinceridad (Y muy seguramente como el siguiente paso de su estrategia para asegurar la venta) me contó que por un menor precio podía llevar algo de mejor calidad, así que cuando me lo mostró efectivamente tenía toda la razón, me cumplió lo que me prometió y naturalmente me arriesgue por eso.

 

Aquí fue donde este señor dio su estocada final. Ya entrados en confianza y tratándonos de tú a tú, empezó el momento para negociar y buscar el descuento de aquel producto que yo quería comprar. Después de un rato largo y utilizando todo tipo de estrategias como “En el local de al lado lo vi más barato” y recibiendo la contra ofensiva de “Créame que no le estoy ganando nada” el vendedor me ofreció una solución “para que ganemos los dos”.

 

Él me dijo que si le llevaba un complemento, no solo me hacía descuento en mi compra principal, sino que en el complemento también y sin pensarlo mucho acepte. Así es como una venta tan natural como las que se realizan a diario en san Andresito, se convirtió en toda una oportunidad de Cross-Selling porque si bien puede que esta no sea la manera indicada de realizar la venta cruzada, este señor combinó estrategias de captación con valor agregado, para conseguir conmigo y seguramente con muchas personas más, todos los beneficios que esta ofrece.

 

Incrementó las ventas creándome un valor diferencial con su descuento, adicionalmente pudo satisfacer más de una necesidad de las que yo presentaba antes de realizar la compra y finalmente no solo fidelizó un nuevo cliente también, muy seguramente tendrá nuevas oportunidades de negocio por las recomendaciones que puedo llegar a dar de él cuando me pregunten dónde conseguir un televisor plasma y una base para la pared a excelentes precios.

 

 

Contáctenos
AV 9 No – 126 -18 Oficina 604
Bogotá Colombia
Teléfonos: (0571)637-25-87 / (0751)214-23-31