Si consideramos que en el 2014 se registraron aproximadamente 10.300 matrimonios civiles, es probable que a lo largo de este año más de 10.000 parejas hayan estado inmersos en una maratón de elecciones, probando sabores de pasteles y postres, eligiendo entre un sinnúmero de opciones de vestido, comparando servicios de catering, probando combinaciones de colores y flores que jueguen armónicamente con la decoración y descartando o eligiendo entre una lista de conocidos, amigos y familires con quienes compartir un evento memorable.

Precisamente, pensando en estas parejas se desarrollará el 26 y 27 de septiembre en Corferias la cuarta edición de Día de novias, un evento que reúne a más de 140 marcas expertas en tendencias de moda y la logística para hacer de la boda una experiencia completa, y como destaca Mónica Restrepo, gerente y fundadora de Todamiboda, un evento que refleje la esencia de la pareja.

La feria que inició en Medellín, expone una oportunidad de negocio creciente, el mercado de bodas que toma fuerza en el país, gracias al valor agregado que ofrece a las parejas actuales, personalización.

Cindy González, Wedding planner, asesora anualmente a aproximadamente 40 parejas y destaca que la oportunidad de servicio se encuentra en la personalización. Las parejas más allá de recibir una lista de opciones o de modelos de eventos, reciben el apoyo de expertos en proveedores de servicios para crear eventos que plasmen los gustos de las parejas y las particularidades de su relación.

“Cada vez que me entrevisto con unos novios me doy cuenta que la demanda actual es personalización, desde que definen el lugar pensando en qué tipo de ceremonia quieren, hasta la elección de postres que comunican detalles de la historia que han vivido, la idea es que cuando los invitados lleguen sientan que el matrimonio fue construido por la pareja y no por nosotros”.

Mónica Restrepo, Directora de la Revista Toda mi boda, ha encontrado la fórmula de construcción de bodas en la plena identificación de las características de cada pareja, desde la profesión y los gustos hasta su composición familiar y sus planes futuros. Ofrecer un servicio personalizado exige el reconocimiento de las características y necesidades de cada cliente. De allí las oportunidades que se abren para este mercado, que va un paso adelante para responder a las necesidades reales de sus grupos de interés.