En estos días las empresas proponen más formas de construir relaciones rentables con sus clientes. Cada vez se descubren más herramientas que facilitan la comunicación con ellos y la forma de brindarle servicios y/o productos de alto valor.

Pero así como es importante educar al cliente en las razones de por qué somos una mejor opción que la competencia, también es importante preocuparse por las personas que internamente colaboran día a día para que se construyan esas relaciones rentables y así garantizar que efectivamente se puedan dar altos niveles de satisfacción que a su vez redunden en la satisfacción de quienes compran los productos o servicios que vendemos.

Esta claro que para toda empresa sus clientes externos son los más importante, obviamente, pues son ellos los que generan el insumo para que la empresa se mantenga, pero, es fundamental que entiendan qué para que un cliente crea e invierta su dinero en un producto o servicio, es necesario contar con un personal que no solo entienda el valor de su empresa sino que lo viva y lo lleve por dentro, como si fuese suya.

Y para lograr todo esto, es necesario invertir la pirámide de valor, dándole mayor relevancia a los clientes internos para aumentar la relación con los clientes externos, creando acciones y estrategias que se enfoquen en el mejoramiento del cliente interno. (lea puede interesar: Sus Clientes internos Son La Columna Vertebral De Su Empresa)

¡Cada detalle vale!

Así mismo como escoge meticulosamente las acciones para su cliente externo, hágalo para su cliente interno. Deje de pensar que un trabajador es una persona que puede remplazar cuando usted quiera, todos los seres humanos somos diferentes y tenemos cualidades únicas, descúbralas y utilícelas a su favor, no desperdicie la oportunidad de crear más allá de un equipo, una familia. ¿Suena cursi? Sí, pero póngase a pensar, ¿quiénes son las únicas personas que están para usted cuando lo necesita?…