En un país como el nuestro, donde no existe la cultura del seguro, hay una preocupación constante en las compañías del sector por despertar esa necesidad en los consumidores. Y esa es la labor que asumió FASECOLDA, al entender las diferentes trabas que tienen este tipo de servicios a la hora de masificarse en el mercado.

Situaciones derivadas de la desconfianza y de la percepción de ser un gasto más que una inversión, pero que con el trabajo de FASECOLDA y las diferentes aseguradoras se ha ido cambiando de a poco en la mente de los colombianos. Hoy, gracias a las múltiples asociaciones con el sector solidario, de servicios y hasta almacenes de cadena; los seguros son mucho más tangibles y cercanos para el ciudadano de a píe, dando lugar a una tendencia denominada como microseguros.

La labor desarrollada por FASECOLDA ha logrado 2 cosas muy interesantes a nivel de mercadeo; cuando las marcas dejan atrás sus diferencias, sin dejar de competir, encuentran que tienen muchos problemas en común que pueden solucionar juntas y que cuando las cosas dependen del consumidor, la mejor forma de actuar es a través de la educación.