¿Cuántas veces ha tenido ese empleado o colaborador que es bueno, dedicado, productivo, creativo, en fin todo lo que usted desea en un perfil laboral como apoyo de su equipo y de un momento a otro decide dejarlo y renunciar?

Estoy seguro que le ha pasado varias veces, pero se ha preguntado ¿Por qué pasa esto? o peor aún, usted sabe porque pasa pero no ha hecho nada para cambiarlo.

Colombia es un país en donde muchas empresas tienen un concepto absurdo de valorización de cliente interno, en donde se prefiere dejar al bueno, por contratar el barato o simplemente por el pensamiento de hacer dinero rápido, se olvidan del gran significado de tener un equipo que no solo le genere resultados a corto plazo, sino que también los mantengan a largo plazo, y lo más importante que estén comprometidos con su empresa.

¿Por qué los mejores de su equipo podrían irse este año y cómo evitarlo?.

Hay un dicho que dice “Nadie es indispensable en el mundo”, realmente estoy en desacuerdo con eso, si hablamos de relaciones, experiencias, momentos y acciones, no solo hablamos de lo que podemos hacer de cara al cliente, también hacemos referencia a su estructura interna, a que entienda que sus empleados son quienes lo representan a usted y que sus decisiones también le competen a sus empleados. Por eso, le quiero dejar 5 errores comunes por los cuales los buenos colaborares se van de las empresas y cómo puede evitarlo.

¡No se haga el de las gafas!

Muchas veces como jefes y después de años de experiencia tendemos a ver todo normal y común, pero no nos damos cuenta la importancia que tiene para un empleado el hecho de haber realizado un buen trabajo, el tiempo que le costo y la dedicación que le invirtió. Si su cliente interno hace un buen trabajo, felicítelo y recompénselo, no necesariamente con un incentivo monetario, puede encontrar diferentes formas si usted es una persona que crea relaciones con su cliente interno.

La confianza lo es todo…

Suele pasar que por miedo a probar nuevos caminos, nos encerramos en un conformismo en pensar que por estar bien, no podemos estar mejor, por eso, no le damos la confianza a nuestros empleados de experimentar, proponer y crear nuevas alternativas que pueden llevarnos a mejorar los resultados.

Realice comités mensuales para escuchar sus ideas o cree un área en donde puedan reunirse y proponer; bríndeles la confianza suficiente para que sientan que realmente hacen parte de la empresa y probablemente entre esas ideas pueda que saque algo muy bueno.

Usted tiene empleados no esclavos de la rutina.

Si usted desayuna todos los días huevos con café, en algún momento se va a cansar, y así como a usted le pasa, a ellos también. Aunque su trabajo pueda ser rutinario, rompa ese concepto de cada quién en su lugar; póngales nuevos retos, nuevas tareas, haga que se desafíen intelectualmente, así podrá conocer otras habilidades de ellos y sacar un buen provecho de estas.

Juventud no significa proactivo y vejez no significa obsoleto.

La gran mayoría de empresas caen en un error fatal, piensan que al contratar jóvenes, desechando los más antiguos, significa tener empleados más productivos. En este punto debe tener un balance, porque muchas veces sus empleados con más recorrido puede que tengan más amor a su compañía que un joven que desea picar como picaflor.

Esto tampoco quiere decir que no debe contratar gente joven, al contrario, renovar el equipo en algún momento es bueno, pero siempre teniendo un balance de ambos, pues los más antiguos pueden darle confianza y generarle amor a los nuevos y los que llegan pueden darle nuevas ideas a los que ya están.

Una buena relación no significa intimidad

Está claro que todos cumplimos roles en una empresa, pero un puesto es solo un nombre, recuerde que sus empleados son personas como usted; salude con un buen gesto, reciba los comentarios de buena manera, si va a retroalimentar o realizar una corrección, hágalo con carácter, pero sin dejar el respeto a un lado. El motivo más común por el cual los grandes empleados se van, es por la actitud de un mal líder.

“Contrate personas, moldee seguidores y trabaje con aliados ” – Walter Zúñiga.