Piensa por un momento en la última vez que mantuviste tu celular apagado por más de 24 horas, en la última vez que permitiste que se descargara sin correr a conectarlo, en la última vez que no buscaste información por google sino por las páginas amarillas. Aquellos días parecen lejanos, ¿verdad? Pero la realidad es que en menos de 10 años nuestra vida cambió y con ella cada experiencia digital que vivimos como clientes, porque gracias a lo que se conoce como el ‘Internet de las cosas’, la batalla por el consumidor que todos llevamos dentro cada vez se agudiza más.

El Internet de las cosas (IoT, siglas en inglés) es el término tecnológico que se refiere a la conexión entre objetos que intercambian información sin necesidad del humano y que cada vez más se convierten en algo imprescindible para las personas. De acuerdo con Cisco System, este suceso marcó un fenómeno actual llamado ‘Internet de todo’, es decir, “el fenómeno que reúna a las personas, los procesos, los datos y las cosas para lograr que las conexiones en red sean más relevantes y valiosas que nunca”.

Según la consultora Accenture Colombia, la experiencia digital del cliente se verá cada vez más influenciada por este fenómeno: entre más aumente el uso de estos aparatos electrónicos, las marcas deben generar más estrategias digitales que dejen huella en el consumidor mientras mantienen y mejoran la seguridad del mismo en el mundo virtual.

Esta experiencia se convierte en la llave que abre oportunidades y asegura la compra del cliente, que ya no tiene la necesidad de desplazarse para conseguir lo que busca. Por eso, para lograr la aceptación y motivar las experiencias digitales se vuelve indispensable para las marcas incluir medios digitales en el ciclo de vida del cliente que propicien momentos gratificantes antes y después de cada compra.

Tras la huella de la experiencia digital

Para lograr un objetivo tan ambicioso, las empresas han comenzando a implementar las CDP: Construir marca, diseñar experiencia y Potenciar la confianza.

Crear marca implica diseñar y analizar todo el proceso que vive el cliente, el secreto es saber segmentar, entregar el mensaje correcto en el momento adecuado y enganchar efectivamente a los públicos objetivos. Así será posible diseñar momentos de calidad en cada punto de contacto en el ciclo vital del consumidor.

Coordinar ventas, estrategias de marketing y reinventar procesos, siempre pensando más allá de los límites digitales, es la tarea del diseño de experiencias que bien ejecutadas permitirán que la empresa transforme los momentos de verdad integrándolos virtualmente. De esta manera, será posible potenciar la confianza digital de los públicos objetivos para motivar las compras.

Para este último objetivo, es necesario proyectar los productos y servicios y así brindar seguridad. Esto implica controlar los términos de privacidad y entregar información valiosa a los clientes que voluntariamente depositan en la marca sus datos personales sobre los cuales la empresa deberá responder.

A medida que aparecen nuevas herramientas y el internet trasciende más fronteras, las marcas deben visualizar proyectos y diseñar experiencias digitales que se traduzcan en momentos inolvidables sin importar el escenario en el que el cliente los viva. Te invitamos a desarrollar experiencias únicas para que logres aumentar tus ventas, el mundo sigue avanzando,  ¡No te quedes atrás!

Contenido Relacionado

– No te pierdas la entrevista que le hicimos a Andrés Restrepo Account Manager de Nielsen, él habló con Speak1to1 de las experiencias omni-canal, los retos para el retail y el comercio electrónico.

Cómo subirnos al tren de la digitalización. Descubre algunas herramientas.