Muchas veces me encontré con este grafiti por la calle y muchas veces llegué a la misma conclusión “como creativo de una agencia me he dado cuenta que pensar no es gratis y mucho menos hacerlo de una forma creativa”, tiempo después me di cuenta que no podía estar más equivocado y había dejado que el ego que siempre había evitado, me estaba dominando.

Pero ¿Cómo ve el ego de creativo, un creativo? Le voy a contar que el primer problema es el autodenominarnos creativos, firmando nuestro cargo y creyéndonos exclusivos porque somos copy “Creativo” o gráfico “Creativo” en una agencia de publicidad. Y es que no está mal reconocer nuestra creatividad y sentirnos orgullosos de ella, al fin y al cabo eso es lo que sabemos hacer. Nuestro verdadero problema es que muchos de los que trabajamos en esto, nos hemos dejado encasillar por ese “título” y nos hemos olvidado que la publicidad es más que un asunto de creatividad.

Entendamos que en la publicidad, una idea debe estar concebida desde la parte estratégica, conociendo todos los aspectos importantes de la marca, desde sus momentos de valor en los cuales podemos generar una comunicación, hasta entender a fondo cuál es la necesidad que esperamos satisfacer con nuestro mensaje.

Solo ahí es cuando nos damos cuenta que pensar sí gratis y a nosotros nos están pagando por hacerlo, ¿Entonces por qué no hacerlo más allá y salirnos de la caja? tumbemos esa barrera entre el creativo y la estrategia y eliminemos ese ego que nos ha hecho pensar que los creativos ya hacemos bastante siendo creativos. Apoyemos la parte de la estrategia, investiguemos, demos soluciones o en el peor de los casos inventémoslas, pero nunca dejemos de crear.

Porque de nada sirve que una agencia gane infinidad de premios, si eso no se traduce en nuevos negocios, relaciones más sólidas con los clientes o una motivación para generar mejores y más efectivas estrategias de comunicación.

Porque si eso no ocurre, únicamente estaríamos inflando ese gran ego por el que nos identificamos y en realidad el ego no necesita más creativos.

Aunque no todos piensan igual