“Las mujeres han cambiado y el marketing y la forma de comunicarse con ellas también debiera cambiar”, así lo destacó Gerardo Castillejo, consultor y profesor de marketing en Programas de MBA en 10 países de América Latina, en entrevista para Speak1to1.

¿Por qué hacer un marketing dirigido a la mujer?

Primero por la incursión que ha tenido la mujer en el mercado laboral, se estima que hay 1.200 millones de mujeres trabajadoras cuyos ingresos duplican el PIB de China e India combinados. Están comandando importantes empresas y hoy representan el 46% de la fuerza laboral mundial. Y ¿cómo se traduce en el mercado?

La participación de la mujer en las decisiones de compra de los productos del hogar es del 80% al 85% y el 33% de los hogares en Latinoamérica están a cargo de mujeres cabeza de hogar que por lo tanto toman el 100% de las decisiones de compra. De allí que sea tan importante hacer un marketing que se ajuste a sus características.

Los hombres y las mujeres son diferentes y consumen de manera diferente.

El hombre y la mujer toman decisiones de compra de manera distinta, mientras que el hombre piensa de forma lineal, el modelo de toma de decisiones en la mujer es espiral: ella sintetiza el efecto del producto en toda su vida: es decir, considera cual será el impacto en la vida de los hijos, del esposo y en la suya.

Cabe añadir que las mujeres piensan lateralmente y perciben las cosas periféricamente. Esto viene de la antropología: la mujer era recolectora y el hombre era cazador y expone cómo la mujer es capaz de percibir objetos en un espacio, mientras que el hombre tiene visión de faro y con eso me refiero a que al hombre le cuesta encontrar mercancías en una góndola mientras que para la mujer es más sencillo.

Mujeres multitareas y multimente

Hoy la mujer es considerada multitareas: la mujer trabaja, hace deporte, es madre, es hija y tiene un rol preponderante en la sociedad. Este concepto de mujer multitasking hace que las marcas tengan que pensar en productos que le ahorren tiempo, en cómo conciliar la falta de tiempo con productos que encajen en este modelo.

Así mismo se dice que la mujer es multimente por ser capaz de pensar 9.5 cosas en un periodo de cinco minutos, lo que se traduce en ser más receptiva a piezas gráficas y comunicación escrita.

Medios digitales

Frente a este punto se dice que la mujer es mucho más social que el hombre, la mujer emite en un día un promedio de 20.000 palabras o señales de comunicación, frente a las 7.000 que emiten los hombres.

Hoy en redes sociales como Instagram, LinkedIn, Facebook, la mayor cantidad de usuarios son mujeres. De hecho en Chile el 68% de las mujeres consulta su círculo social inmediato a la hora de comprar productos, de allí que sea muy importante que las marcas ocupen estos espacios donde las mujeres se están comunicando.

Diseñando la comunicación

Ya hablado de la comunicación, en primer lugar hay que considerar el argumento publicitario porque, por ejemplo, el humor que divierte a los hombres es distinto al que divierte a las mujeres.

Dentro del abanico de argumentos publicitarios hay que concebir elementos como las emociones. Gracias al neuromarketing se sabe que la mujer puede presentar hasta 8 veces más de actividad celebrar frente a las emociones. Un argumento muy potente que las marcas tienen que tratar de explotar en toda su comunicación.

 

Contenido relacionado 

– Comunicación en femenino. Ingresa aquí.
– ¡Nosotras creamos las marcas! La importancia de la mujer en el marketing.