Teorías de marketing que se han mantenido inalterables durante décadas deben ser revisadas ante los drásticos cambios que está viviendo la sociedad: la tecnología, la crisis, las nuevas tendencias de consumo, el acceso a la información en movilidad, nuevos formatos de comunicación… Son muchos las variantes que han originado un nuevo perfil de consumidor. ¿Quieres saber qué adjetivos lo definen? ¡Queremos ayudarte a que le conozcas!

INFORMADO. Ya no basta sólo con el anuncio en televisión o la cuña de radio. El nuevo consumidor accede a múltiples canales (con Internet y las Redes Sociales a la cabeza de la lista) y se documenta para obtener la mayor información posible. Tenlo en cuenta porque si no facilitamos información sobre nuestro producto en los canales ya habituales para el nuevo consumidor pueden ocurrir dos cosas: que nuestro potencial cliente encuentre información sobre un producto de la competencia o que encuentre información negativa sobre nuestro producto generada por terceros. ¿Cómo evitarlo? Estando presente en los medios en los que nuestros clientes buscan la información, esto es, en Internet y por supuesto en las Redes Sociales. Podemos ser aún más específicos e identificar sitios webs y foros especializados de nuestro sector.

HIPERCONECTADO. Si aún no te has decidido a ofrecer tus servicios por internet, crear el perfil de tu empresa en Facebook o una cuenta en Twitter, si piensas que los smartphones lo más interesante que pueden ofrecer es el wasap…tienes un problema. Porque tus clientes usan la tecnología las 24 horas del día. No hablamos sólo de comprar en internet. Hablamos de comprar en internet a través del teléfono móvil! Están conectados, son multiplataforma y la tecnología les ofrece solucionar sus necesidades al instante en sólo 3 pasos: informarse, decidir y comprar.

SOCIAL. Como ya hemos adelantado, el nuevo consumidor está en la Redes Sociales. Entiéndelo como la nueva televisión en la que tu marca, tu producto o servicio debe anunciarse. El formato ha cambiado sí, pero en definitiva el objetivo es el mismo: queremos que nos encuentren. La gran diferencia es que ya no estamos ante un canal unidireccional (emisor-receptor) sino que ahora la comunicación se basa en la conversación Es un auténtico diálogo en el que el consumidor nos pregunta y debemos responderle. En definitiva, entra en las Redes Sociales y conversa sobre tu producto! ¿quién mejor que tú?

RACIONAL. Obviamente, en muchos casos se sigue comprando por impulso. Pero en líneas generales, el nuevo consumidor se caracteriza por analizar la información. Con detalle. Puede contrastarla fácilmente con los comentarios de otros clientes y medita su compra porque, entre otras cosas, hay más opciones y mucha información. Por ejemplo, es bien conocido el éxito de la web de reservas de hoteles Tripadvisoren la que los usuarios pueden subir sus propias fotografías del hotel (uno de los recursos de esta web más valorados). Lo que permite, además de conocer las opiniones de huéspedes que ya se han alojado en el establecimiento que nos interesa, contrastar las fotografías oficiales con las que esos clientes comparten con nosotros. ¡Ya no se dejan seducir por la primera impresión!
Según los expertos, esta característica también podría estar provocada por la actual crisis económica que nos ha hecho replantearnos, en líneas generales, nuestros hábitos y actitudes como consumidores. Elementos como el precio y la calidad priman sobre otros más subjetivos y emotivos.

EXIGENTE. De nuevo la tecnología aparece como factor determinante para explicar otro de los adjetivos que lo definen. Teléfono, chat en vivo, redes sociales, correo electrónico…De nuevo, los smartphones. Todas estos posibles canales de comunicación en un mismo dispositivo! Y lo quiero ya, online, al momento, interactivo, si no, no sirve.

PROSUMER. El nuevo consumidor ya no es un sujeto pasivo. No sólo accede al contenido de nuestra marca también crea contenido sobre ella. Es prosumer (o prosumidor) . Este término que lo define está formado por la fusión original de las palabras en inglés “producer” (productor) y “consumer” (consumidor) y aunque nos parezca increíble fue en 1972, cuando los expertos Marshall McLuhan y Barrington Nevitt sugirieron que con la tecnología electrónica el consumidor podría llegar a ser un productor al mismo tiempo. Hoy en día, el papel del prosumidor cobra tanta importancia que ciertas compañías diseñan sistemas de “recompensa” y motivación exclusivamente para ellos. Algunos ejemplos son las campañas de bonificación dirigida a los consumidores que invitan a otros usuarios a darse de alta en el registro de la empresa. Es el caso de Groupalia y similares o la mexicana eCoswey que incluso ofrece ganancias por el gasto que genere uno de los contactos de nuestra red.

Informado, Hiperconectado, Social, Reflexivo, Exigente y Prosumer. Si tenemos en cuenta un estudio de American Expres del 2012 que demostró que el 48 % de los clientes satisfechos hablaban en Internet positivamente de la empresa y su servicio pero que el mismo porcentaje de personas estarían también dispuestas a difundir sus malas experiencias, no hay duda: ¡el nuevo consumidor es alguien que debes tomar en serio!