Cualquier marca que esté presente en una red social debe tener como primer objetivo crear valor y ofrecerlo a sus clientes. Generar una comunidad y buscar la identificación de sus clientes con ella, respetando y cumpliendo los objetivos de negocio de la compañía.

Todas las marcas están expuestas a las crisis de reputación, pero esto siempre será producto de una mala falla en la estrategia o cuando no comprendes realmente la razón por la que estás en la red social.

No podemos olvidar que estamos hablando con seres humanos y que ellos esperan que nuestra relación no sea única y exclusivamente para venderle.

Nada funciona si no tienes un noble propósito que lo haga funcionar.