Tengo que ser siempre el mejor, mejor que nadie más, atraparlos mi prueba es, entrenarlos mi ideal (Escuchar canción). Así sonorizamos la mayoría de los nacidos en los 80’s nuestra pre adolescencia, es más, aún hay quienes se acuerdan del Rap Pokémon y cantan en orden cada uno de los monstruos que aparecían en él.

Y hoy, casi 20 años después de entrar a nuestras vidas, Pokemón GO irrumpe en nuestros smartphones y lo hace para quedarse.

Lo que cultivó Nintendo y Pokémon Company durante estos años ha dado fruto, en bolsa el valor de la compañía se ha incrementado un 93% en solo una semana, es una de las aplicaciones más descargadas de las tiendas Android y IOS, superó en cantidad de búsquedas al termino “porno” y tiene mayor tiempo de uso que Whatsapp, Snapchat, Instagram o Messenger, es decir, tiene un público cautivo y ávido de exploración y descubrimiento.

Pero ¿qué significan todas estas cifras para la gente de mercadeo de cualquier compañía? Que se debe invertir en crear relaciones en el tiempo, que se hagan rentables, que conecten emocionalmente y fidelicen; desde el día de su lanzamiento, Nintendo ha generado diariamente más de 5 millones de dólares en compras in-app y aún no ha lanzado todo lo que prometió que haría el app.

Los seres humanos somos emocionales, dependemos de las conexiones que creamos con nuestro entorno, de lo que hemos aprendido y aprehendido del pasado, y desde allí es donde Nintendo le habla al niño que llevamos dentro, al que se emociona recorriendo calles para atraparlos a todos y convertirse en un maestro Pokemón.

Pero antes de pensar en que lo que necesita tu compañía es una “TU MARCA + GO”, debes pensar en qué tipo de vínculo estás creando con tus clientes actuales y con los potenciales, de qué forma fortaleces la relación que te une a ellos, qué es eso único que encuentran ellos en ti.

Invierte en tus clientes, pero no del modo que todos lo hacen, invierte en acercarte a él, interactuar en un espacio que sea natural para los dos, que no te busque solo cuando tienes una promoción, que esté pendiente de lo que haces hoy y de lo que harás mañana, finalmente a los clientes valiosos no se les atrapa con pokebolas sino con un gran relacionamiento, y no harás más fuerte la relación con ellos en un gimnasio sino en cada contacto que tengan con tu marca.

¡Atrápalos ya!