En la calle 118 con 18, en una construcción blanca,  rodeado de grandes edificios se encuentra la esencia e historia de un hombre que a través de su marca, ha recopilado tradiciones y conocimiento en un oficio que le fue heredado, la sastrería.

Ingresar a Valencia Sartorial, de por sí ya es una experiencia, desde la entrada la silueta de un maniquí,  abre las puertas a un mundo hecho a la medida. Los paños dispuestos por tonos, la dinámica entre espacios y productos ubicados en las estanterías y las filas de corbatas, aportan a un juego de colores que resultan absolutamente atractivos a la vista. La bienvenida la dan dos hombres de plástico vestidos para una noche de gala. Los mostradores, los amplios espacios y una máquina de coser  antigua respaldan al instante la promesa de esta marca: diseños personalizados, calidad y elegancia.

Jesús Valencia, la voz de la experiencia y el heredero de esta tradición le contó a Speak one to one cómo su sastrería ha crecido durante más de diez años gracias al buen servicio y la calidad que se han traducido en un amplio número de clientes que llegan por referencias y se quedan por generaciones.

¿Cuál es el valor diferencial de Valencia Sartorial?

Lo primordial es conocer el oficio, ponerle pasión, actualizar conocimientos, investigar, constantemente, e innovar en la materia que se desempeñe, para estar siempre en el lote de punta, la relación con el cliente, para mí, es vital, sin alarde, con excelente atención; demostrarle al cliente con la evidencia satisfactoria del producto que está en buenas manos. El tiempo, el voz a voz y la dedicación permanente darán buenos frutos indudablemente, para mí, es la fórmula ideal del éxito de la Pyme.

 “Cada uno muestra lo que es en los amigos que tiene”.

Cuando el oficio es pasión, el producto tiene que ser por fuerza de muy buena calidad. La calidad en todo tiene costos más altos y por ende cuando te posicionas, la clientela será por lógica de un estándar sociocultural elevado, llevando con naturalidad a la construcción de una relación.

En Valencia hemos venido construyendo clientes por generaciones, los llamamos clientes amigos. Con estos clientes destacados aprovechamos cada punto de encuentro para hacerlos conocer nuestros proyectos, lo invitamos con alguna frecuencia a conceptualizar y debatir alrededor de un buen café, o de otra bebida, de temas de actualidad en nuestro salón VIP. Lo que se convierte en una experiencia memorable que genera referenciación.

Generaciones que permanecen y construyen a nuestro lado.

El grupo objetivo de Valencia lo hemos ido seleccionando con la entrada de las nuevas generaciones lideradas por los herederos Valencia que traídos por tradición, han aportado modernidad en la creación a través de sus solicitudes.

La llegada de un cliente joven e informado ayuda de sobremanera en la creación de nuevos modelos, a conectarnos con tendencias, y esto los involucra rápidamente como un cliente amigo de Valencia.

Fácil y sin misterio las generaciones se quedan porque una vez el hombre con cultura escala posiciones es un cliente selecto y selectivo, la clave es nunca estar por debajo de las expectativas, más hoy en día que la transformación de los productos es tan dinámica y veloz y mucho más en el tema de atuendo y moda.